Encuadernación: los diferentes tipos de encuadernación dependen de los materiales utilizados y la forma de coser, encolar o agrupar las hojas que forman un cuaderno, libro o catálogo.

  • Rústica fresada: recomendable para encuadernación de libros de tapa blanda o con muchas páginas.
  • Rústica con hilo vegetal: Encuadernación de alta calidad, las hojas se agrupan en cuadernillos y se cosen.
  • Wir-o (doble espiral): recomendable para catálogos o presentaciones, que requieran un amplio giro de las hojas. Las cubiertas pueden confeccionarse en diferentes tipos de materiales como cartulinas, cartón gofrado, PVCs, polipropilenos, etc, en diferentes acabados.
  • Grapado a caballete: adecuado para revistas y catálogos, es económico y confiere a los documentos un acabado profesional.
  • Encuadernados a canutillo, espiral o con anillas.

Acabados: consiguen un aspecto más atractivo y profesional para los documentos, folletos o publicaciones, y garantizan mayor facilidad de uso, resitencia y durabilidad.

  • Plegados: dípticos, trípticos y cuadrípticos en sus diferentes formas de apertura.
  • Hendidos: consiste en realizar una hendidura en el papel  para facilitar su plegado.
  • Plastificados o laminados: aplicación de una fina lámina de pvc transparente en brillo o mate que protege y realza el documento. Es recomendable para portadas, carpetas, tarjetas etc.
  • Barniz UVI: más económico que el plastificado y con resultados muy similares.
  • Barniz UVI sectorizado: se utiliza para realzar solo una parte del contenido del documento.
  • Encapsulados: Plastificado muy rígido para pequeñas tiradas, adecuado para fichas o documentos que van a tener mucho uso y deben estar bien protegidos.
  • Troquelados: cortes irregulares
  • Perforados: cortes discontinuos para facilitar la separación de parte del documento.